Domingo, 13 Mayo 2018 18:25

Si usted o algún familiar se enferma mentalmente, ¿Hay quién le atienda?

Escrito por Dr. Alejandro Nenclares
Centro de Salud Mental Centro de Salud Mental

¿Hay quién le atienda?

Alguna vez el artista surrealista Salvador Dalí dijo: “La única diferencia entre un loco y yo, es que yo no estoy loco”. Y efectivamente, el genio catalán era excéntrico más no un enfermo mental hasta donde sabemos.

Sin embargo, sea uno un genio o no, absolutamente nadie está exento de padecer una enfermedad mental. Su condición económica, edad, nivel educativo, talento para las artes o sus creencias no importa; el cerebro al tratarse de un órgano de extrema complejidad y muy especializado, como otros órganos también se enferma aunque de una manera menos tangible que otros órganos, también puede sufrir alteraciones en sus funciones y dar manifestaciones clínicas como la psicosis, la ideación suicida, la manía o las crisis de pánico entre otras múltiples enfermedades.

Si tenemos el infortunio de debutar con algún padecimiento mental y atinadamente decidimos buscar ayuda, ¿Sería fácil encontrar quién nos atienda? Y más aún, ¿El diagnóstico y tratamiento será el adecuado?

Actualmente en México somos aproximadamente 127 millones de habitantes, y la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es que exista un psiquiatra por cada 10,000 habitantes, esto nos daría como resultado que debería haber idealmente 12700 psiquiatras por todo el país.

Revisemos los números o como está de moda ahora decir “hagamos bien las cuentas”: Hoy en día, existen 17 hospitales que forman personal médico para especializarse en psiquiatría, de estos nosocomios mentales, anualmente se gradúan aproximadamente 300 médicos psiquiatras cada año.

Esto suponiendo que idealmente todos los que logran entrar a una plaza para formarse en esta fascinante especialidad, se mantienen en formación académica y práctica de manera continua, sin obstáculos y terminan los 4 años de estudio con una carga enorme de trabajo atenidos a un salario no muy justo. Como decíamos, unos 300 al año.

En un estudio publicado por Heinze y colaboradores en la revista Salud Mental en 2016, podemos inferir que de acuerdo a los datos mostrados hasta aquel año, para 2018 más o menos en México contamos con cerca de 5000 psiquiatras, de los cuales se ha registrado que sólo 1 de cada 2 alguna o más veces se certificaron por el Consejo Mexicano de Psiquiatría (un consejo que en teoría certifica que los psiquiatras están actualizados en conocimientos y cuentan con las destrezas necesarias para identificar y tratar padecimientos mentales), la cifra de los que cuentan con una certificación reciente (menos de 5 años) es un poco de más de 1000 especialistas.

Siguiendo esta línea de datos es importante que no nos confiemos. Hasta donde se tiene registro el número de médicos especialistas en salud mental que realmente están ejerciendo la psiquiatría se calcula en unos 4000, es decir, una proporción de un psiquiatra por cada 31,750 mexicanos. Muy lejos de la recomendación de la O.M.S.

Tomemos como ejemplo la esquizofrenia, una enfermedad crónica, incurable y que ataca los años más productivos de quien la padece, su prevalencia en población general es del 1-2%, entonces podríamos asumir que en México habría un psiquiatra para atender como mínimo 317 pacientes esquizofrénicos.

Irónicamente, ¡Una locura! La frialdad de los números nos dice que no hay suficientes recursos humanos para atender a toda la población que padece un trastorno mental. Pero no sólo eso, la distribución de estos indispensables especialistas en el país es muy heterogénea; solamente la delegación Tlalpan de la Ciudad de México por ejemplo, concentra más psiquiatras que los que tiene en total el Estado de Zacatecas, Colima, Chiapas y Tlaxcala juntos.

En otras palabras, 60% de los psiquiatras ejercen su práctica en las 3 principales ciudades del país (Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey) y en otros estados sólo hay un psiquiatra para atender a 200 mil habitantes.

Después de ver este panorama, si usted tiene la mala suerte de debutar con un padecimiento mental y por ejemplo vive en una comunidad de Chiapas, estado donde hay cerca de 5.5 millones de habitantes, tendrá que competir con miles de pacientes por obtener atención por parte de alguno de los cerca de 35 psiquiatras que ejercen en esa entidad.

¿Cómo vamos a lograr cubrir tan colosal necesidad de atención en salud mental? La respuesta está muy lejos de responderse aún. La prevalencia de padecimientos mentales en México va en aumento, sólo pensemos en alcoholismo, intentos de suicidio o depresión, sólo el suicidio es la segunda causa de muerte en jóvenes seguido de los accidentes.

Definitivamente no hay personal médico suficiente que cubra estas necesidades de la población. No existen campañas efectivas de prevención y atención de padecimientos mentales; la formación en conocimiento psiquiátrico en las escuelas de medicina es como dirían coloquialmente “una embarradita” por lo que la mayoría de los médicos generales no le entran a tratar a los pacientes afectados de esas “extrañas” enfermedades.

Además, los recursos económicos destinados dentro del presupuesto en salud para atender salud mental son muy escasos, menos del 2%.

Podríamos buscar las cifras de cuántas camas existen para internar a los afectados, seguramente muy pocas, basta con saber que la gran mayoría de los hospitales tanto públicos como privados no cuentan con salas asignadas para internar enfermos mentales, o por ejemplo señalar que en todo el país sólo existe un hospital psiquiátrico para atender a niños y adolescentes.

Y aquí les dejo esta reflexión: Somos el país número uno en obesidad infantil y muy cerca de serlo en obesidad del adulto. ¿La adicción por la comida y la conducta del comer en exceso, serán campo de atención por parte del especialista en salud mental?, ¿Existen las personas que por alteraciones emocionales no paran de comer carbohidratos y grasas? Con estos datos, ¿usted cree que las políticas de salud para el control de la obesidad están funcionando?