Domingo, 13 Mayo 2018 18:18

Aun restan pendientes para erradicar VIH en una década: especialistas

Escrito por Leonardo Bastida Aguilar
VIH VIH

Aun restan pendientes para erradicar VIH

Erradicar la epidemia del VIH/sida para 2030 fue el objetivo planteado por la Coalición para poner fin al Sida durante la Novena Conferencia Internacional Científica de la Sociedad Internacional del Sida celebrada en París en julio de 2017. En dicha reunión, la comunidad científica considero que ya existen las herramientas médicas y científicas para lograrlo mas falta implementarlo.

En el marco del Congreso VIH y Hepatitis en América, celebrado en la ciudad de México, Jean W. Pape de Les Centres de Haití, señaló que ante dicha postura, el reto en América Latina y El Caribe es analizar las políticas públicas existentes y la movilización que se requiere para poder hacer accesible todas las herramientas disponibles para dar una respuesta a la pandemia.

Dentro de su análisis, el también integrante del Centro para la Salud Global de la Universidad de Cornell comentó que a pesar del decremento mundial de 16 por ciento de nuevas infecciones, en América Latina esto no es una realidad porque sigue siendo de las zonas del mundo con mayor registro de nuevos casos, concentrándose sobre todo en siete países: Brasil, México, Venezuela, Colombia, Argentina, Chile y Guatemala.

A nivel poblacional, el especialista en enfermedades infecciosas explicó que en la región, 64 por ciento de los nuevos registros se localizan en poblaciones clave, sobre todo hombres gay u hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH) (30 por ciento), clientes de personas que ejercen el trabajo sexual o parejas sexuales de integrantes de poblaciones clave (23 por ciento), trabajadoras y trabajadores sexuales (6 por ciento), personas trans (3 por ciento) y el resto de la población (36 por ciento).

De estos, un tercio se presentan en adolescentes y jóvenes de entre 15 y 24 años, por lo que dicho sector de la población es clave para poder lograr la meta establecida de poder lograr un control epidémico del VIH en América Latina, requiriéndose, entre otras medidas, reducir las barreras en los servicios de salud para que acudan a solicitar información y métodos de prevención, acudir a sus espacios de sociabilización para realizar intervenciones y promover la prueba del VIH, aprovechar sus visitas a los centros de salud para ser atendidos por diversos especialistas, además de rediseñar los programas para mujeres adolescentes para disminuir su vulnerabilidad.

Sumado a enfocar la política pública para adolescentes y adultos, algunos de los aspectos a trabajar, de acuerdo con Pape, son el continuar con la reducción y erradicación del estigma y la discriminación hacia los sectores vulnerables al VIH como los HSH, usuarios de drogas, personas que ejercen el trabajo sexual, migrantes, población en situación de prisión y personas en situación de calle.

Además de incrementar el acceso a tratamiento antirretroviral en poblaciones clave como los hombres que tiene sexo con otros hombres y las mujeres trans, donde la media por país es de 45 por ciento y de realización de pruebas diagnósticas, ya que sólo se han detectado alrededor de 50 por ciento de los casos, sumado a nuevos enfoques como el PrEP y a tomar en cuenta factores sociales como la pobreza que pueden influir en el comportamiento y acceso a servicios de salud.

Para Pape, eliminar el VIH/sida de América Latina y El Caribe significa controlar las tasas de nuevas infecciones, poniendo énfasis en las áreas geográficas donde se tiene conocimiento de mayores niveles de prevalencia y reducir, de manera significativa, los niveles de mortalidad y morbilidad.

Nueva York

Por su parte, Demetre Deskalakis, del Departamento de Salud e Higiene Mental de la ciudad de Nueva York explicó que en la urbe se ha puesto en marcha el programa “Terminando con la epidemia, cuyo objetivo es direccionar las estrategias implementadas por la jurisdicción sanitaria neoyorquina para reducir de manera significativa los índices de nuevas infecciones de VIH a 750 al año para 2020, pues actualmente el promedio es dos mil 300 por año.

Durante su participación, el especialista indicó que por “terminar con la epidemia” se entiende identificar a las personas con VIH que aún están sin diagnóstico, vincularlos y retenerlos en los servicios de salud así como facilitar el acceso a la profilaxis pre exposición a las personas seronegativas en riesgo de exposición y mejorar la distribución de la profilaxis post exposición, y satisfacer las necesidades de los diferentes grupos poblacionales e involucrar más a la comunidad en esta respuesta.

Otros puntos de trabajo han sido utilizar los espacios donde se brinda atención en materia de salud sexual y reproductiva para abordar el tema del VIH, pues en ellas se detectan 10 por ciento de las nuevas infecciones y 20 por ciento de los diagnósticos precisos se realizan en sus instalaciones, se han implementado estrategias de conectividad con otros servicios de salud y hay la garantía de un inicio inmediato de tratamiento.

En el caso de las personas VIH negativas, 65 por ciento han comenzado a tomar PrEP debido a que presentan infecciones de transmisión sexual como sífilis y otras en la zona del recto, lo cual incrementa su posibilidad de infectarse del virus de inmunodeficiencia humana.

Este cambio de visión aseguró Deskalakis, ha permitido lograr que 76 por ciento de las personas con VIH en la ciudad de Nueva York hayan logrado una supresión viral, 95 por ciento estén detectados, 88 por ciento asistan a los servicios de salud y 82 por ciento tomen medicamentos antirretrovirales.